Archivo de la categoría: Embarazo

Psicología y Coaching

Infertilidad | Preparto | Postparto

Cuando hablamos de Salud Reproductiva, hacemos referencia no solo a la salud física, sino también a la emocional. Gozar de una buena salud reproductiva, va vinculado a “vivir la fertilidad, el pre y post parto” de un modo sano y adaptativo. Pudiendo sobrellevar las dificultades que se presenten, aprendiendo a gestionar nuestras emociones y a gozar de este momento de vida. E inevitablemente, cuando gozamos de una buena salud emocional, nuestro cuerpo también se libera y nuestras tensiones se relajan.

Dentro de la Salud Reproductiva, la psicología y el coaching, pueden tener tres ámbitos de actuación.

Infertilidad

La infertilidad es una causa vital estresante de primer orden. La búsqueda del bebé que no llega, el diagnóstico de infertilidad y/o la toma de decisiones en cuanto a los tratamientos, comporta un nivel de estrés en la pareja o la mujer, que puede generar malestar emocional y afectar en la calidad de vida de otros ámbitos de la vida de la pareja o la persona.

El apoyo psicológico o de coaching en este momento de vida, puede ayudar a:

  •  Aprender a desconectar la mente, concentrarnos en el proceso y no en las preocupaciones o el malestar, que éste comporta.
  •  Facilitar el estado de relajación óptimo del cuerpo, para favorecer un embarazo.
  •  Tomar decisiones reflexivas y razonadas.
  •  Fomentar la constancia, la motivación y mantener el sentimiento de validez personal, que puede venir afectado por el hecho de “no poder ser padres”.
  •  Reforzar la relación de pareja, que puede resentirse en el proceso.
  •  Transitar mejor por los diferentes momentos de alta exposición física y emocional.
  •  Transformar el tiempo de espera en un tiempo fértil de descanso, ideas, proyectos, etc.
  •  Evitar el efecto negativo de la infertilidad, en diferentes áreas de nuestra vida.

En Instituto Meridians podemos ayudarte a encontrar un profesional de la psicología para realizar sesiones individuales y actividades en grupo.

Preparto

La noticia de un embarazo y llegada de un futuro bebé, provoca júbilo y alegría, pero también puede generar miedos e incertidumbre, acerca de nuestra capacidad para sobrellevar este cambio vital de un modo sano y natural.

La organización y planificación de los cambios de vida que se producirán con este futuro bebé, sumado a los cambios hormonales y al desconocimiento, pueden provocar un incremento del estrés.

Y es que nuestra sociedad occidental, ha ido primando la individualidad en detrimento de la colectividad y la familia, y ha fomentado la eficacia y la excelencia exclusivamente en el área profesional o personal. Y tanto hombres como mujeres, nos hemos ido apartando de nuestra naturaleza instintiva y sensorial.

Existen preocupaciones comunes a la mayor parte de futuras mamás, que tienen que ver con el miedo a la maternidad o al sufrimiento que puede generar el parto. Y los padres, se encuentran igual de perdidos, ante la impotencia de no saber como ayudar de un modo efectivo. Antiguamente, el rol de la mujer cuidadora y ama de casa, permitía que los miedos, las dudas e inseguridades se compartieran con sus compañeras. Las mamás intercambiaban experiencias y acompañaban a las primerizas en su proceso.

A día de hoy, sin quitarnos de todos los derechos que hemos ido recuperando, podemos extraer alguno de los aspectos positivos, que esta situación podía tener para la mujer e incluso para la pareja. Éste es el trabajo de la psicología perinatal, el de acompañar en el pre y post parto, con la finalidad de fomentar esta colectividad y retornar a la mujer y al hombre esta capacidad natural e instintiva para gestionar las dudas, miedos e inseguridades que pueden surgir ante la espera y llegada del bebé.

Postparto

Con la llegada del bebé, la vida da un giro de 360 grados. Los distintos ámbitos de nuestra vida, la relación de pareja, la familia, las rutinas cotidianas, la profesión, entre otras áreas, tendrán que ser adaptadas a las necesidades del bebé, como mínimo durante los primeros años de vida.

Es por ello, que nuestra capacidad para reinventarnos, para gestionar el cambio y tolerar la incertidumbre, jugarán un papel decisivo.

Aprender a vivir el presente, priorizar y posponer, así como gozar del contacto con otras madres, facilitará el proceso.

Por otro lado, la recuperación del postparto, especialmente en partos con cesárea o con alguna complicación añadida y el inevitable cambio hormonal, generan estrés, cansancio o desmotivación. Sensaciones que muchas veces sumadas a las expectativas acerca de “cómo debería ser este momento de vida”, pueden generarnos además más presión añadida.

El papel de un psicólogo/a- coach, es el ayudar a la mujer o pareja, a favorecer esta adaptación, a aprender a sobrellevar la recuperación del parto y a tomar este proceso de vida como una oportunidad de aprendizaje, donde los ritmos lentos se transformen en una manera de vivir, de conectar con nuestro hijo/a y gozar de este momento vida.

Medicina Tradicional China y Salud Reproductiva

La Salud Reproductiva –ginecología, obstetricia, andrología y tratamiento de la fertilidad– es un área donde la Medicina Tradicional China (MTC) tiene mucho que aportar.

La concepción holística de la MTC sobre el ser humano y su relación con el entorno y entre las diferentes entidades que lo forman –Shen (Mente), Jing (Materia) y Qi (Energía)– permite acercarse a los trastornos relacionados con la Salud Reproductiva desde una perspectiva integral y que suele tener muy buenos resultados.

Así, muchos trastornos que son considerados ‘normales’ por la Medicina convencional por su frecuencia, para la MTC indican Síndromes de desarmonía que es necesario regular. Como ejemplo tenemos los trastornos del ciclo del menstrual (menstruación dolorosa, escasa o abundante) o algunos problemas del embarazo (como las nauseas matinales), en los que la MTC ofrece soluciones muy efectivas, además de actuar también de manera preventiva.

A través de sus diferentes técnicas –acupuntura y moxibustiónfitoterapiamasaje tuinadietoterapia energética y Qi Gong– la MTC regula la circulación de Energía (Qi) y Sangre (Xue) lo que favorece el correcto funcionamiento de los órganos y equilibra también los aspectos emocionales del individuo, mejorando notablemente su calidad de vida.

Si deseas más información, consúltanos. Con gusto responderemos tus dudas.

mtc@institutomeridians.com | 93 000 53 23

 

Alimentación energética durante el postparto

Después del embarazo y el gran esfuerzo del parto, el cuerpo físico de la mujer necesita descanso y tiempo para recuperarse.

La “cuarentena” o el “puerperio” es el tiempo (30-40 días) que el cuerpo necesita para volver a la normalidad. Durante este periodo la mamá necesita ser cuidada y muy bien alimentada. Respetar este periodo es importante para evitar trastornos como la“depresión postparto”, problemas de suelo pélvico (hemorroides, mala cicatrización del desgarro o episiotomía), cansancio prolongado, inestabilidad emocional…

 

Alimentación durante la cuarentena

Hay que dar energía para REFORZAR Y NUTRIR a la nueva mamá, y al mismo tiempo mucho DULZOR para relajarla. Durante los primeros días y meses una alimentación rica en frutos secos, proteínas (vegetal y animal –pescado o huevo–), condimentos salados (sal marina, salsa de soja, miso), pescado, cereales integrales (arroz, quinoa, mijo, avena), ayudarán a que la subida de leche sea rápida y ésta sea de buena calidad, consistente y nutritiva para alimentar bien al bebé.

Durante la lactancia la mujer da todo su dulzor al bebé con su leche, y por ello se genera tensión, bloqueo, calor… Por esta razón hay que darle a la mamá mucho DULZOR NATURAL para relajarla, en forma de cremas dulces de verduras, postres con fruta de buena calidad (compota de manzana o pera, manzana al horno, pera al vapor, amasake), verduras dulces y de raíz (calabaza, zanahoria, hinojo, coliflor, calabacín…)

 

¿Qué podemos hacer por ti?

Si te interesa recibir asesoría personalizada para este periodo, no dudes en contactarnos. Helena González, especialista en alimentación energética, te asesorará y te dará pautas y recetas para que, a través de la alimentación, consigas una adecuada recuperación después del parto y estés en las mejores condiciones durante la lactancia.

Consúltanos.

mtc@institutomeridians.com | 93 000 53 23

Alimentación energética durante el embarazo

Una alimentación sana, natural y bien equilibrada durante el embarazo es importante tanto para el estado de la mamá como para el del bebé.

El embarazo a nivel energético es un proceso de acumulación, interiorización y energía centrípeta. Durante este proceso se diferencian tres etapas energéticas:

  • 1ª etapa de cierre – para cerrar el “nido”.
  • 2ª etapa de estabilidad.
  • 3ª etapa de apertura – relajación – preparación para el parto.

La alimentación energética ayuda a equilibrar la energía de la mamá y el bebé en cada fase del embarazo. Los grupos de alimentos presentes en la alimentación de la mamá son los mismos en las tres etapas: proteína vegetal y/o animal, cereales, verduras, algas marinas (minerales), semillas y frutos secos y algo de fruta, pero según la etapa es conveniente incrementar o reducir la cantidad de estos grupos para generar un efecto que ayuda a equilibrarlas. Por ejemplo, si en la primera fase la mamá toma muchos alimentos con efecto de expansión y apertura (fruta tropical, cítricos, especias, estimulantes) y no hace énfasis en alimentos con efecto de contracción y cierre (pescado, algas marinas, condimentos salados como el miso, legumbres…), puede que el “nido” no quede bien cerrado y se produzcan hemorragias durante el embarazo o incluso la pérdida del bebé (aborto natural). Todo lo que comemos produce un efecto en nuestro cuerpo físico (también a nivel mental y emocional).

Otro ejemplo: si la mamá consume muy a menudo proteína animal (carne roja o blanca, huevos, pescado, quesos) durante la tercera fase, puede que en el momento del parto su energía sea demasiado contractiva y centrípeta y no se dé la energía de apertura necesaria para el  parto, teniendo que proceder seguramente a una cesárea o episiotomía mayor.

Otros desajustes que pueden aparecer durante el embarazo y que mejoran mucho con una alimentación sana y adecuada son:

  • Los vómitos y náuseas durante el primer trimestre.
  • Estreñimiento y hemorroides.
  • Presión alta
  • Problemas de circulación sanguínea.

Tomar conciencia de los efectos de cada alimento es fundamental para mantener esta etapa y la salud de la mamá y el bebé en equilibrio.

 

¿Qué podemos hacer por ti?

Puedes consultar a Helena González, especialista en alimentación energética de Instituto Meridians, para que te asesore sobre la alimentación más indicada para ti, según tu perfil energético y cada una de las etapas del embarazo.

Consúltanos.