Acupuntura en Barcelona, moxibustión, fitoterapia, masaje tuina, dietoterapia, qi gong, yoga y ostepoatía | Tratamiento de fertilidad, embarazo, parto y postparto, ginecología, andrología| Instituto Meridians | Consulta de Medicina Tradicional China
RSS Instituto Meridians-Yoga
Facebook de Instituo Meridians

¿Qué buscas?

La infertilidad | Según la Medicina occidental | La capacidad reproductiva según la MTC
Diagnóstico según la MTC | Qué podemos hacer por ti

fertilidad-femenina-gLa infertilidad o esterilidad es la Incapacidad de la pareja de conseguir un embarazo después de un año –según la Sociedad Española de Fertilidad (SEF)– o después de dos años –según la OMS–, de intentarlo por medios naturales o la pérdida recurrente de embarazos en principio viables. (SEF, 2012).

Podemos diferenciar dos tipos de infertilidad: la primaria, imposibilidad de concebir un hijo de forma natural después de un año de vida sexual activa y sin protección y la secundaria, que ocurre después de haber concebido previamente.

Se considera que el 80% de las parejas con una vida sexual normal consiguen el embarazo en el primer año y otro 5% en el segundo año (SEF, 2012). Por ello, no se recomienda empezar ningún tratamiento antes de un año de mantener relaciones sexuales sin métodos anticonceptivos.

Los problemas de fertilidad preocupan cada vez a un mayor número de personas y estos no sólo son cosa de mujeres, se considera que el 30% tiene causa femenina, otro 30% causa masculina, un 25% se debe a causa mixta y un 15% es de origen desconocido (SEF, 2012, p.44) de lo que se desprende la importancia de la implicación de la pareja en este tipo de tratamientos.

En esta sección nos centraremos en la infertilidad femenina y haremos una breve revisión de las principales causas desde la perspectiva de la medicina occidental (MO) y de la Medicina Tradicional China (MTC), así como de las posibiidades de tratamiento.

La infertilidad femenina según la Medicina Occidental (MO)

Principales causas de infertilidad en MO

La infertilidad según la medicina occidental puede deberse a diversidad de causas en las que pueden intervenir anomalías antatómicas en el aparato reproductor, traumatismos, causas endocrinas u ováricas (por ejemplo, anovulación), anomalías funcionales (trastornos del cérvix, del útero o de las trompas).

Existen otros casos de etiología inmunitaria, aunque los casos de este tipo son poco frecuentes. Del 1 al 20% de mujeres estériles tienen anticuerpos antiespermatozoides (AAE) en su sangre por causa desconocida, pero no todo este porcentaje tiene los AAE en el moco cervical o en las secreciones del aparato genital, por lo que no todas las mujeres con AAE en sangre se definirán con esterilidad por causa inmunitaria.

También se encuentran casos de infertilidad por etiología psíquica y/o estilos de vida. El estrés, la alimentación o la práctica muy intensa de ciertos deportes o exceso de trabajo físico pueden alterar el equilibrio hormonal femenino. Tanto en el hombre como en la mujer, los factores psíquicos y emocionales influyen de manera importante en la capacidad reproductora.

Y por último, la esterilidad de causa desconocida, en la que no se encuentran anomalías físicas ni funcionales evidentes, pero no se consigue la concepción.

¿Cómo se establece el diagnóstico en la medicina occidental?

Para establecer un diagnóstico, los profesionales médicos realizan una anamnesis (entrevista para establecer la historia clínica detallada) a ambos miembros de la pareja, así como los antecedentes y hábitos actuales de la pareja en realización con su actividad sexual (frecuencia de los coitos, días del ciclo en que se realiza, eyaculación precoz, etc). Luego se realiza una exploración física y ginecológica para confirmar que no existan malformaciones congénitas o problemas anatómicos obvios. Esta información se complementa con algunas pruebas diagnósticas a elegir por el profesional según sea necesario en cada caso: estudios hormonales y metabólicos, citología, ecografía, estudio del moco cervical, test postcoital, espermiograma. Si hay sospechas de alguna anomalía estructural, pueden realizarse otras pruebas para confirmarlo (histerosonografía, histeorscopia).

Tratamiento en MO

En medicina occidental existen diferentes tratamientos para la esterilidad o infertilidad, entre ellos las técnicas de fecundación asistida como Inseminación Artificial (IA), Fecundación In Vitro (FIV) y Transferencia de Embriones (TE).

La capacidad reproductiva según la Medicina Tradicional China (MTC)

Los textos clásicos de MTC señalan que “Útero, Corazón y Riñón son los elementos básicos de la actividad reproductiva”; estos términos genéricos se refieren a los siguientes conceptos:

  • Útero. Incluyendo todos los órganos reproductivos: útero, ovarios, trompas de Falopio y cuello uterino o cérvix.
  • Corazón. Incluye la mente (Shen) y también a la actividad del hipotálamo y la hipófisis, que controlan todo el ciclo.
  • Riñón. Se considera que domina la reproducción y alberga el Jing renal (o Esencia Reproductiva), lo que la ciencia médica occidental moderna considera que son los gametos, los óvulos y espermatozoides. El Yin y el Yang de Riñón se refieren a la función de las hormonas que regulan las diferentes fases del ciclo menstrual. El Yin a los estrógenos y el Yang a la progesterona.

Aunque Riñón, Corazón y Útero son los órganos más importantes en la reproducción, hay otros órganos también implicados de forma indirecta en la fertilidad y la reproducción, por ejemplo, el Bazo produce la Sangre y el Hígado la almacena y la desplaza, así que estos dos órganos influyen en la nutrición del Útero, el Bazo controla la circulación de la Sangre en lo vasos e Hígado, el movimiento del Qi (energía), así que desempeñan una función clave en la menstruación y la ovulación por sus movimientos y cambios. Los meridianos o canales Chong Mai y Ren Mai, son las vías internas de comunicación entre Corazón, Riñón y Útero.

La medicina occidental describe y clasifica el ciclo menstrual en función de la acción de las hormonas, en cambio en Medicina Tradicional China se describe en relación al efecto de Qi, Sangre, Yin o Yang sobre el Útero. Así que diferenciamos al igual que la medicina occidental, una fase folicular, la ovulación y una fase lútea.

  • La fase folicular (fase proliferativa o estrogénica) o parte Yin del ciclo menstrual: El Yin es la materia, la sustancia. Esta fase se inicia el primer día de menstruación. En esta fase los folículos ováricos (y los óvulos de su interior) comienzan a desarrollarse hasta madurar lo suficiente y alcanzar el tamaño óptimo para la ovulación, también es la fase en la que la pared del endometrio (revestimiento de la pared del útero), crece desde un nivel mínimo a partir del último día de la menstruación hasta alcanzar un grosor receptivo donde poder albergar el óvulo fecundado si se da la ocasión. Y es también la parte del ciclo donde el nivel de estrógenos es superior al de la progesterona.
  •  Fase media del ciclo menstrual (Ovulación): En esta fase es dónde el Yin se transforma en Yang. El Yin ha alcanzado su punto máximo, el canal Chong Mai está a rebosar de Sangre, es decir, el endometrio ha alcanzado el grosor máximo y está repleto de sangre, y el folículo ha alcanzado su tamaño óptimo. En las 36 horas antes de la ovulación y antes de que el Yang despierte, la hipófisis, a través de la Hormona luterinizante (LH), envía señales al folículo para que éste libere al óvulo y produzca una cantidad mayor de progesterona. En el momento en que el folículo libera el óvulo a las fimbrias de las trompas de Falopio, es el comienzo de la parte Yang del ciclo.
  • Fase lútea (fase progesterónica o secretora) o parte Yang del ciclo menstrual: Esta fase es la que transcurre entre la ovulación y el primer día de la menstruación.  En esta  parte del ciclo el folículo vacío forma una estructura glandular denominada cuerpo lúteo en el interior de la pared ovárica. La LH estimula el cuerpo lúteo para que produzca progesterona, hormona más importante en esta fase, encargada de tres acciones:
    1. Hacer que el endometrio comience a segregar nutrientes si ha tenido lugar la concepción.
    2. Anular la acción de las hormonas que hacen que maduren nuevos folículos, en el caso de que se haya producido la concepción.
    3. Aumentar la TBC (temperatura basal corporal), aumentar el espesor y la pastosidad de las secreciones vaginales y descender el cuello del útero.

El cuerpo lúteo, que es el encargado del mantenimiento del endometrio, sigue creciendo bajo la influencia inicial de la LH hasta una semana aproximadamente después de la ovulación. Sin la LH que lo vaya manteniendo empieza a degenerar y hacia el día 26 de un ciclo de 28 días, acaba con su función secretora y el endometrio empieza a desprenderse produciendo la menstruación y empezando así un nuevo ciclo.

Si se da lugar a la fecundación del óvulo, éste segrega la hormona hCG, que indica al cuerpo lúteo que permanezca activo y continúe segregando progesterona durante varios meses hasta que la placenta ya esté lista para sustituirle.

La infertilidad y la Medicina Tradicional China (MTC)

Causas según la MTC

Como se puede observar en lo explicado previamente, una insuficiencia de Energía (Qi) o Sangre (Xue), podrían ser la causa de la infertilidad, ya que si no hay sustancia –Sangre– que nutra al Útero ni movimiento –Qi–, no se podrían realizar muchos de los pasos necesarios para la fecundación. Pasa lo mismo si el Qi o la Sangre están estancados.

Si nos encontramos con una insuficiencia de Yin, no habrán suficientes estrógenos para que madure el folículo ni se engrose la pared del endometrio, falta sustancia. Y si hay insuficiencia de Yang, no habrá suficiente progesterona, para que el endometrio segregue nutrientes, anule la acción de madurar más folículos ni aumentará la TBC, faltarán acción y calor.

Si por otro lado, existe insuficiencia de Jing, nos encontraremos con un caso de insuficiencia de gametos, de sustancia vital.

Otras causas que pueden afectar la fertilidad según la MTC son los que se denominan “Factores patógenos”. Por ejemplo, se considera como factor patógeno a la Humedad interna, o Tan (humedad más concentrada), ya que produce un medio interno denso impidiendo la correcta circulación de Qi y Xue y la implantación de un posible óvulo fecundado. El frío en el Útero es otra de las casusas frecuentes de infertilidad. Es necesario que la zona debajo del ombligo (abdominal y lumbar) esté protegida del frío para asegurar una correcta circulación de la Sangre y que esta no se estanque y provoque además dolor. También hay que considerar el Calor como factor patógeno, sobre todo si a nivel energético se implanta en la sangre, ya que el Calor en la Sangre, producirá menstruaciones abundantes y/o adelantadas impidiendo así una correcta nutrición del Útero.

Las emociones juegan un papel muy importante en la fecundación, pues como hemos comentado el Corazón es un órgano principal en este campo, y en MTC se considera que este alberga el Shen (capacidades intelecutales y emocionales del individuo) y si está alterado, no podrá realizar correctamente sus funciones. El Hígado, que entre sus fuciones tiene la de mantener la correcta circulación de la Energía, también es un órgano muy sensible a las emociones, en particular a la ira, la frustración y la irritabilidad, que lo estancan y le impiden mantener el flujo energético adecuado.

Una dieta inadecuada causa insuficiencia de Bazo, por lo que no podrá formar Sangre de calidad, ni en cantidad suficiente, y no será capaz de mantenerla en los vasos sanguíneos para que circule libremente.

La falta de ejercicio también debilita al Bazo –órgano que además de formar Sangre, rige los músculos–, y también provoca que no haya una buena circulación de Qi y Xue.

A la inversa, un exceso de ejercicio y de actividad sexual, también debilitarán a Bazo y sobretodo a Riñón, en particular al Jing Renal –la esencia reproductiva–.

Diagnóstico según la MTC

En MTC se diferencian hasta 8 síndromes de desarmonía diferentes que explican la infertilidad, tanto síndromes de insuficiencia como de plenitud. Para determinar frente a cual de ellos nos encontramos, en consulta realizamos el diagnóstico según la MTC que consta de varias partes.

Primero se realiza un extenso interrogatorio, en el que tienen especial importancia conocer cómo es la menstruación (color, textura, duración, regularidad del ciclo, síntomatología asociada), la orina, el tránsito intestinal… ya que todo lo que sale al exterior nos da información de cómo está el interior. También es importante saber cómo son las digestiones (pesadas, lentas, distensión abdominal después de comer, acidez…), si hay cansancio, mareos, dolores…

Una segunda parte consiste en la observación (de la postura, su actitud, su voz, el rostro…). Y por último, en la observación de la lengua y la palpación del pulso, que acabarán de dar la información necesaria para identificar el o los síndromes que causan la infertilidad. De esta manera se consigue aplicar un tratamiento personalizado, ya que una misma disfunción (desajuste energético) puede deberse, como hemos visto, a varios motivos.

¿Qué podemos hacer por ti?

Tratamiento con MTC

La MTC ofrece muy buenos resultados en el tratamiento de la infertilidad por causas funcionales o desconocidas y es también una buena alternativa para complementar los tratamientos de fertilidad asistida, aumentando las posibilidades de éxito.

Para conseguir el equilibrio necesario entre todos los factores considerados necesarios por la MTC para lograr la concepción y mantener el embarazo, el tratamiento se centrará en los siguientes objetivos:

  • Regular todas las características del ciclo. El ciclo menstrual es un excelente indicador de cómo se encuentra el organismo de la mujer a todos los niveles. Buscaremos conseguir o mantener un ciclo regular (lo más cercano posible a los 28 – 32 días), con un sangrado rojo vivo, sin coágulos ni dolor, de entre 4 y 6 días de duración y una cantidad normal (tener que cambiarse el tampón o compresa cada 3-4 horas aproximadamente). Para más información ve el apartado de trastornos sobre el ciclo menstrual.
  • Equilibrar las emociones.  Según la MTC cuerpo y mente son inseparables, y un desequilibrio a nivel emocional o mental afectará a la funcionalidad de los órganos y a la fluidez de la Energía y la Sangre, alterando la correcta circulación en el aparato reproductor.
  • Tonificar y favorecer la circulación de Qi(energía) y Xue (Sangre)
  • Tonificar Yin, Yang y Jing, para tener unos niveles óptimos y que puedan ejercer sus funciones.
  • Promover una correcta circulación energética de todos los órganos, sobre todo los implicados en la reproducción.

 

¿Cómo es el tratamiento?

La Medicina Tradicional China engloba diferentes técnicas como son la acupuntura y sus derivados (la moxibustión o la electroacupuntura), la fitoterapia, el masaje tuina, la dietoterapia energética y ejercicios de Qi Gong, pudiendo utilizar una o varias técnicas combinadas para abordar un mismo tratamiento según las necesidades de cada caso.

Se aconseja una visita semanal, evaluando la evolución a través del seguimiento de la Temperatura Basal Corporal (TBC), para adaptar el tratamiento de acupuntura, moxibustión y fitoterapia al momento del ciclo en que te encuentres y a tu estado energético en ese momento.

En general, durante la primera parte del ciclo (fase folicular – fase Yin) se realizará sólo acupuntura y en la segunda parte (fase lútea – fase Yang), se utilizará también la moxibustión para calentar el útero. Complementaremos el tratamiento con suplementos de fitoterapia china para nutrir la posible carencia de algunas de las sustancias elementales para la concepción, como el Yin, el Yang y/o el Jing Renal o para eliminar factores patógenos, entre otros efectos terapéuticos.

El seguimiento de la TBC es una herramienta muy útil en consulta, ya que nos ayuda a definir el síndrome de desarmonía y a adaptar el tratamiento. Es muy importante tomar la temperatura cada día a la misma hora, desde la cama, antes de poner un pie en el suelo y habiendo dormido un mínimo de tres horas seguidas. Para hacer el seguimiento de tu temperatura te facilitamos esta tabla.

Dependiendo de la causa de infertilidad (si hay endometriosis, miomas…) o si hay un historial de abortos repetitivos se aconsejará realizar tratamiento durante por lo menos 3 ciclos menstruales antes de intentar el embarazo. Cada persona responde de distinta manera al tratamiento, sin embargo, suelen ser tratamientos que duran un mínimo de 6 meses, pudiendo prolongarse hasta un año o más.

Abordaje integral

En Instituto Meridians contamos con especialistas en otras disciplinas afines a la MTC que en casos particulares nos pueden ser de gran ayuda complementando el tratamiento.

Osteopatía

En caso de antecedentes de cirugías abdominales previas, la osteopatía está muy recomendada para eliminar adherencias y/o mejorar la movilidad uterina y de las trompas. Más información»

Alimentación energética

Una alimentación sana y adecuada al estado de la persona contribuye enormemente a mejorar la energía sexual y a equilibrar la energía de la zona reproductiva del hombre y de la mujer. Hay alimentos –de los que se abusa bastante hoy en día– que por su efecto, producen un bloqueo en la mujer (no está receptiva) y una deficiencia en la energía sexual del hombre (mala calidad de esperma). Equilibrar la alimentación y utilizar los alimentos adecuados ayudará a la persona a sanar esta área. Por eso, te ofrecemos una asesoría especializada en alimentación energética. Más información»

Psicología y Coaching

La infertilidad es una causa vital estresante de primer orden, que puede generar malestar emocional y afectar a otros ámbitos de la vida de la pareja o la persona.

La búsqueda del bebé que no llega, el diagnóstico de infertilidad y/o la toma de decisiones en cuanto al tratamiento que la pareja decide llevar a cabo, comporta un nivel de estrés, que a menudo termina desvinculando la sexualidad, del placer y la intimidad.

El deseo, las expectativas no cumplidas y esta necesidad humana de controlar el proceso, hace vivir con más angustia e impaciencia este momento de vida, provocando precisamente el efecto contrario al que deseamos, que es un aumento del estrés y de las emociones tóxicas, que precisamente no ayudan a relajar el cuerpo y propiciar el estado óptimo para la fecundación.

Por eso, en caso de conflictos emocionales, sin duda recomendamos algunas sesiones de Psico-coach para ayudarte a facilitarte el proceso y proporcionarte recursos para gestionar el estrés que suele derivarse de la dificultad en conseguir el embarazo. Más información»

Yoga

El Kundalini Yoga, a partir de posturas, estiramientos y ejercicios de respiración favorece el correcto funcionamiento de los órganos reproductivos, además de reducir el estrés y equilibrar el organismo en general. La práctica habitual de esta disciplina puede ser un magnífico completo a tu tratamiento para mejorar la fertilidad. Más información»

¡No dudes en consultarnos!

 

Referencias:

LYTTELTON, J. (2009). Tratamiento de la Infertilidad con Medicina China. Ed. Elsevier.

Sociedad Española de Fertilidad (SEF), VV.AA. (2012) Libro Blanco Sociosanitario. ”La infertilidad en España: Situación Actual y Perspectivas” [Disponible en PDF: http://nuevo.sefertilidad.com/LibroBlanco_infertiidad.pdf]

SEF (2012). Saber más sobre FERTILIDAD Y REPRODUCCIÓN ASISTIDA. [Disponible en PDF: http://nuevo.sefertilidad.com/spr_sef_fertilidad.pdf]

USANDIZAGA, J., De la Fuente, P.  (2011). Obstetricia y Ginecología. Ed. Marbán

  • La información contenida en esta página web se publica únicamente con fines informativos y no puede ser considerada como consejo médico personalizado. Ningún tratamiento debe llevarse a cabo basándose únicamente en estos contenidos, y se recomienda que el lector consulte a los profesionales acreditados en todos los asuntos relacionados con su salud y bienestar. El editor no se hace responsable de una utilización inadecuada de los contenidos presentados. Ninguna de la información o productos mencionados en este sitio están destinados a diagnosticar, tratar, mitigar o curar ninguna enfermedad. Las terapias naturales y no convencionales y, específicamente la terapia tradicional china, la osteopatía y la alimentación energética, son de naturaleza no sanitaria. La utilización de los servicios no sanitarios de la terapia tradicional china, osteopatía y/o alimentación energética no excluye cualquier tratamiento médico o farmacológico convencional.
Mapa del sitio